Los Mejores Consejos Para Superar una Entrevista de Trabajo Con Éxito

By Biron Clark

Published:

Preparación de la Entrevista

Biron Clark

Biron Clark

Writer & Career Coach

Si crees que la mayoría de las decisiones de contratación se basan en tu experiencia y cualificaciones, sigue leyendo. Tu currículum  te hará entrar por la puerta, pero la forma en que hagas la entrevista determinará si te ofrecen el trabajo.

Este artículo te enseñará consejos eficaces, previamente probados, para superar una entrevista de trabajo y conseguir el empleo que deseas. Esto es lo que vamos a tratar:

  • Parte I: Consejos Para Preparar una Entrevista de Trabajo: todo lo que hay que hacer antes de la entrevista
  • Parte II: Consejos Para la Entrevista: las mejores estrategias para destacar durante la entrevista
  • Parte III: Consejos Para Luego de la Entrevista : cómo conseguir la oferta de trabajo después de finalizada la entrevista.

Estos son los mejores consejos para una entrevista que conozco, tras casi 5 años trabajando como reclutador.

Cuando termines este artículo, sabrás cómo destacar entre los demás solicitantes de empleo y superar una entrevista de trabajo la mayoría de las veces.

Parte I: Preparación Para La Entrevista de Trabajo

Cada uno de los pasos siguientes te preparará para la entrevista como tal. Nada de esto lleva mucho tiempo pero te diferenciará de todos los demás candidatos, lo que facilitará que la empresa decida a quién contratar (¡a ti!).

Estos son los pasos básicos de preparación para una entrevista que debes recordar. He puesto el tiempo estimado al lado de cada uno.

1. Investigación sobre la empresa (10 minutos)

Los entrevistadores saben cuándo has hecho tu investigación, y les encanta verlo. Y si no lo has hecho… se ve muy mal, sobre todo al principio de la entrevista cuando preguntan cosas como:

Así que el comienzo de la entrevista es tu oportunidad de causar una gran primera impresión. Entrar sin ningún conocimiento de su negocio es una de las formas más rápidas de dispararte en el pie y NO ser contratado.

Incluso podría llevarte a poner fin a la entrevista antes de tiempo. Esa es una de las mayores señales de que tu entrevista ha ido mal, y sin duda quieres evitarlo (por ejemplo, si te dijeron que sería una entrevista de una hora y acabas en 25 minutos).

Así que prepárate para mostrarles lo que hacen, cómo ganan dinero, quién es su cliente típico, etc. No se esperan que seas un experto en su negocio, pero sí que conozcas lo básico. 

Puedes hacer esta investigación en el sitio web de la empresa, en sus páginas de redes sociales y buscando en Google. También recomiendo buscar una o dos noticias recientes para ver qué ha hecho la empresa últimamente. Para conocer las últimas noticias sobre una empresa, prueba escribir en Google el nombre de la empresa y la palabra “noticias” en la barra de búsqueda.

2. Piensa en dos razones por las que te interesa la empresa (10 minutos)

Utiliza la investigación que has hecho sobre la empresa para encontrar una razón relacionada con el negocio que te entusiasme. Puede ser un nuevo modelo de negocio, nuevos clientes, una nueva asociación, etc.

Un ejemplo real: Recientemente tuve una entrevista telefónica con una empresa de tecnología que se creó como un sitio web de reseñas/información. Recientemente han empezado a gestionar las transacciones en lugar de enviar a los compradores a otros sitios web para completar la transacción. Lo leí en las noticias y lo mencioné como un desarrollo emocionante y un movimiento empresarial realmente bueno. El entrevistador estaba muy impresionado de que hubiera leído la noticia y entendido sus implicaciones.  Tiempo total dedicado a la investigación: menos de 3 minutos.

Además de una razón comercial, intenta encontrar una razón secundaria. Tal vez participación de la comunidad. O la cultura de la empresa. Casi todas las empresas tienen una reseña sobre su cultura en su sitio web. Léelo y menciona lo que has leído como una segunda razón de tu interés.

Parecerás muy preparado por tener dos motivos muy diferentes.

3. Piensa en una explicación de por qué estás buscando trabajo (5 minutos)

Las empresas a menudo elegirán a alguien menos talentoso si también parece menos arriesgado o si sus motivaciones tienen más sentido. Lo he visto de primera mano.

No pierdas un trabajo por culpa de alguien con menos habilidades que tú. Prepara algunas razones legítimas por las que quieres cambiar deempresa (sin hablar negativamente de tu empleador actual). He aquí algunos ejemplos:

  • Has alcanzado ____ en tu puesto actual y estás listo para un nuevo reto.
  • La dirección de tu empresa ha cambiado y crees que es hora de unirte a una nueva organización.
  • Te interesa otro tipo de producto/servicio
  • Buscas una organización más grande o más pequeña 

Puedes ser más específico en función de tu situación. Estas son ideas generales. Si haces un buen trabajo con esto, puedes superar a los solicitantes que tienen más experiencia que tú, porque lo más probable es que no estén utilizando estas estrategias.

Si estás buscando trabajo mientras tienes un empleo, aquí está un artículo completo sobre entrevistas cuando ya tienes un trabajo.

Y si ahora mismo estás sin empleo, aquí tienes 20 buenas explicaciones de por qué decidiste dejar tu último trabajo.

4. Prepárate para hablar de logros concretos

La mayoría de la gente va a la entrevista y hace afirmaciones generales y habla en términos muy generales. Para diferenciarte, debes preparar ejemplos concretos y hablar de DETALLES. Hechos, cifras y logros reales.

Pista: esto también aplica en tu currículum . Conseguirás muchas más entrevistas si llenas tu currículum de datos, cifras y estadísticas en lugar de afirmaciones generales como “responsable de atender las peticiones de los clientes”.

Así que cuando el director de Recursos Humanos te pregunte qué has hecho en tu último trabajo o qué haces cada día, debes estar preparado para impresionar. No es el momento de dudar ni de sentirse inseguro. Prepárate con antelación.

Si buscas tu primer empleo sin experiencia laboral, piensa en los logros de tu carrera académica: clases que has tomado, proyectos que has realizado, etc. Esa es tu experiencia más relevante.

5. Familiarízate con tu currículum (5 minutos)

Este es uno de los consejos más importantes para preparar una entrevista, y uno de los más fáciles. Echa un vistazo a tu currículum si hace tiempo que no lo haces. Está preparado para explicar los cambios de trabajo anteriores de forma positiva. Si dejaste un trabajo porque tu jefe era horrible, di que te fuiste a una organización que tenía una dirección más comprensiva. Todo depende de cómo lo expreses. Veremos más ejemplos en la Parte II.

Piensa también en un par de retos y logros en tus últimos 1-2 puestos. A los entrevistadores les encantan los ejemplos concretos de logros .

Eso es todo, has terminado con la Parte I. En este punto ya has hecho más que el 80% de los solicitantes de empleo, y tienes buenas respuestas preparadas para algunas de las preguntas más comunes de la entrevista. Sigamos adelante…

Parte II: Consejos para Entrevistas de Trabajo 

Ya te has preparado mentalmente con los consejos para entrevistas de la Parte I. Ahora vamos a hablar de cómo superar una entrevista de trabajo después de que empiece.

1. Prepárate para describir BREVEMENTE tu experiencia laboral

La mayoría de los entrevistadores te pedirán que hagas un breve repaso de tus antecedentes al principio de la entrevista. Por eso he mencionado la revisión previa de tu currículum. Este paso previo a la entrevista suele pasarse por alto, pero es uno de mis consejos favoritos para las entrevistas de trabajo y es muy fácil de hacer.

Si has preparado una buena y breve descripción de tu carrera, podrás impresionarles desde el primer momento. ¿Por qué te interesaste por este campo? ¿Qué has conseguido recientemente?

Pero tiene que ser conciso. Nadie quiere contratar a alguien que divague o suene disperso, y ese es el mayor error que comete la gente con esta pregunta relativamente abierta.

Dedica la mayor parte de tu tiempo a la parte reciente de tu carrera. Pasa por el principio bastante rápido. 2-3 minutos en total debería ser tu objetivo.

2. Explica por qué te interesa entrevistarte con ellos

Después de  pasearse por tu currículum, es probable que te pregunten por qué quieres cambiar de trabajo o por qué te interesa su empresa en particular. Aquí es donde la investigación que has hecho valdrá la pena. Ya deberías tener dos razones concretas para querer entrevistarte con su empresa.

Cuando expliques tu motivo para buscar trabajo en general, , en la Parte I mencioné un ejemplo de cómo convertir un aspecto negativo en positivo. Aquí tienes otros 2 ejemplos:

Si tu empresa actual no tiene posibilidades de crecimiento, di que estás buscando un trabajo con más posibilidades de avanzar. Si no te gustan tus compañeros de trabajo, di que esperas encontrar un equipo más colaborador. ¿Ves la diferencia? Dices lo mismo sin sonar negativo.

Digas lo que digas que buscas,prepárate para que te pregunten por qué no puedes conseguir eso en tu empresa actual. Contesta diciendo que no crees que haya oportunidad de conseguirlo y que lo has tenido en cuenta antes de empezar a buscar fuera. Sencillo y fácil. Eso debería poner fin a la línea de interrogatorio.

3. Responder a preguntas técnicas: no te asustes

Después de las preguntas básicas, entrarás en el meollo de la entrevista. El contenido y las preguntas variarán en función del puesto de trabajo, pero aquí tienes lo que necesitas saber sobre cómo superar la entrevista de trabajo:

Un buen entrevistador pondrá a prueba tus límites. Especialmente si se trata de un puesto que implique algún tipo de conocimiento técnico (matemáticas, ciencias, ingeniería, etc.) . La única forma de que descubran tus límites es si te preguntan algo que no sabes. Así que mantén la calma cuando recibas esto. Esto es lo que hay que hacer:

Trata de abrirte paso a través de la pregunta tanto como puedas. Tu proceso de pensamiento suele ser más importante que responder correctamente, así que diles lo que estás pensando. Haz preguntas para aclararlo si es necesario.

Parecer auténtico, atento y honesto puede llevarte muy lejos. Es más importante que responder correctamente a cualquier pregunta.

Prepararse para responder a una pregunta de la que no estás seguro o que no esperabas, es una parte importante de cómo superar una entrevista. Puedes prepararte para las preguntas todo el día, pero aun así puede que oigas algo para lo que no estabas preparado.

4. Haz tus propias preguntas al final

Deberías hacer muchas preguntas después de que el entrevistador haya terminado las suyas. ¿Cómo vas a decidir si quieres el trabajo si no te enteras de nada? Los mejores candidatos a un puesto de trabajo evalúan una empresa, no se limitan a intentar conseguir un empleo en la primera empresa que los quiere. Cuando una empresa se dé cuenta de ello, te tratará como a un candidato de primera categoría e intentará convencerte para que te unas a ellos.

Si no estás seguro de qué preguntar, aquí tienes una lista de las mejores preguntas para hacer.

Y aquí están 5 preguntas geniales para hacer a los reclutadores en particular (esto es para entrevistas telefónicas o primeras conversaciones con cualquier reclutador).

Utiliza estas listas para formular preguntas a cada persona con la que vayas a reunirte. Si te entrevistas con 4 personas, debes hacer preguntas a todas ellas. Está bien repetir una pregunta, pero no le digas a la última persona: “fulanito ya ha respondido a todas mis preguntas”. Ya lo hice en el pasado y no me ofrecieron el trabajo. Lección aprendida.

Algunas de las mejores preguntas son las basadas en opiniones, porque puedes hacer exactamente la misma pregunta a tantas personas como quieras. Ejemplo: “¿Qué es lo que más le gusta de trabajar aquí? ¿Cuál es el mayor reto/dificultad al que se enfrenta aquí?”

5. Actúa siempre como si quisieras el trabajo

En cualquier entrevista tienes un objetivo: Convencerles de que eres el mejor candidato para el puesto y conseguir que te inviten a la siguiente ronda.

Así que en la entrevista debes venderte a ti mismo, no decidir si el puesto es deseable.

Luego puedes ir digiriendo la información y tomar una decisión cuando llegues a casa. Si empiezas a utilizar este enfoque tendrás una gran ventaja durante toda la entrevista porque tendrás una sola cosa en la que centrarte. Otros solicitantes tendrán que hacer malabarismos con todo a la vez.

6. No pidas retroalimentación en el acto

He visto que la gente de recomienda que pida opiniones o inquietudes al final de la entrevista. Algo como esto: “Basándonos en lo que hemos hablado, ¿hay alguna razón por la que no me considerarían para este trabajo?”. Un consejo terrible. Nunca preguntes esto. Nunca. Ni nada que se le parezca.

En primer lugar, acaban de terminar de entrevistarte. Dales tiempo para pensar. Tú te irás a casa y decidirás si te interesa, ellos también necesitan tiempo para pensar. No los pongas en un aprieto así.

Además, les estás llamando la atención sobre los aspectos negativos. Les estás preguntando literalmente si se les ocurre alguna razón que les impida contratarte. Aunque se les ocurra algo, no te lo dirán por miedo a una demanda.

En su lugar, me gusta decir algo como esto: “Si necesitas más información mía o tienes alguna pregunta más adelante, no dudes en ponerte en contacto conmigo”.

7. Sé humano

No necesitas parecer perfecto en la entrevista para que te contraten. No lo intentes. Sé humano.

Si pareces falso, o si te esfuerzas demasiado por dar respuestas “perfectas”, es posible que el responsable de contratación no pueda hacerse una idea real de cuáles son tus puntos fuertes y débiles. Y si no se dan cuenta, no te contratarán.

Así que no vayas con respuestas a entrevistas que hayas leído en Google. Si las encontraste en 5 minutos, todos los demás también lo hicieron. Piensa en muy buenas respuestas y que sean únicas.

Recuerda que también está bien decir de vez en cuando: “No estoy seguro” o “Lo siento, me he quedado totalmente en blanco”. (Esto está bien una o dos veces por entrevista. Si lo haces más veces, es señal de que no te has preparado lo suficiente).

8. Apréndete el nombre del entrevistador y utilízalo

Soy terrible recordando nombres. Siempre lo he sido. Así que si yo puedo hacerlo, tú también puedes…

Cuando escuches el nombre de alguien, repítelo mentalmente una o dos veces INMEDIATAMENTE después de darle la mano. Esto te ayudará a recordarlo.

La mayoría de las veces, si olvidas el nombre de alguien es porque nunca se te grabó. Inmediatamente después de oírlo, lo olvidaste. Así es como hay que recordar.

Luego, úsalo en la conversación durante los primeros 5-10 minutos de la entrevista. Ahora nunca lo olvidarás.

Esto también tiene otra ventaja: utilizar el nombre de una persona te ayuda a crear un vínculo con ella y a generar confianza. Los estudios han demostrado que parecerá que tienes más seguridad, que eres competente e impresionante, cuando dices el nombre de alguien al hablar con él.

Ve a hablar con el Director General de tu empresa y apuesto a que utilizarán tu nombre en la conversación. Los líderes hacen esto. Las personas de éxito lo hacen.

Este es un consejo muy infravalorado para tener éxito en una entrevista que cualquiera puede poner en práctica. Sólo requiere esfuerzo.

Si lo haces, establecerás un vínculo o una relación más estrecha con el entrevistador, y será más probable que te recuerde favorablemente y te contrate.

9. Ser franco y utilizar un lenguaje claro

No utilices un lenguaje vago ni “esquives” sus preguntas. Y no mientas. Normalmente lo sabrán. Los jefes de contratación entrevistan a mucha gente y tienen un gran sentido para esto.

Si mientes y te descubren, es imposible que te contraten.

Y si parece que intentas ocultar información, no confiarán en ti y tampoco te contratarán.

Los jefes de contratación no sólo evalúan tus aptitudes, sino también tu carácter. Si vas a unirte a su equipo, necesitan ver qué tipo de persona eres. Y ningún jefe de contratación quiere a alguien deshonesto en su equipo.

¿Qué es lo que quieren? Alguien que da la cara y asume su responsabilidad cuando las cosas van mal, que puede aprender de los errores del pasado, que es honesto si hay algún problema y que no tiene miedo de decir la verdad.

En la entrevista es donde comprueban esto antes de contratarte. Así que recuerda que, a la vez que juzgan tu experiencia y tus habilidades, también juzgan estos rasgos de personalidad.

10. Nunca hables mal

No hables mal de antiguos jefes, antiguos empleadores, compañeros de trabajo ni de nadie.

Esto es lo que ocurre cuando lo haces: El entrevistador sentirá inmediatamente curiosidad por la otra parte de la historia. Se preguntarán si eras parte del problema (o todo el problema).

Querrán saber si eres alguien que siempre busca culpar a los demás. Y puede que les preocupe que tengas una mala actitud y no seas capaz de encajar en su organización. Y no te contratarán por esto.

Así que nunca hables mal de nadie de tu pasado en la entrevista. Además, nunca se sabe si el entrevistador conoce a alguien de quien estás hablando mal. Muchas industrias tienen comunidades muy unidas.

11. Hacer que todo gire en torno a ELLOS

Un pequeño secreto: la entrevista no trata realmente de ti.

Si quieres empezar a recibir un MONTÓN de ofertas de trabajo de tus entrevistas, tienes que empezar a pensar en lo que quiere la empresa. Hazte ver como una solución a sus problemas.

¿Cómo puede ayudarles a ganar dinero, ahorrar dinero, ahorrar tiempo, etc.?

¿Cómo facilitarás la vida del responsable de contratación si te contrata?

Averigua cómo demostrarlo, empieza a pensar en sus necesidades y a responder a sus preguntas con esta mentalidad y estarás en el 10% de los mejores buscadores de empleo.

Lo mismo puede decirse de la redacción del currículum.

Si quieres destacar, empieza a pensar que tu currículum trata sobre ELLOS. Es un documento que debe “adaptarse“a las necesidades del empresario, Muéstrales cómo tus cualificaciones y tu trabajo anterior te ayudarán a ocupar *su* puesto y a tener éxito en su organización.

Esa es la idea general, y es válida para los currículos, las cartas de presentación y las entrevistas.

Parte III: Consejos Para Después de la Entrevista

Una vez que hayas terminado la entrevista y hayas abandonado la sala, todavía hay algunas cosas que debes hacer para aumentar tus posibilidades de que te llamen.

Estos consejos te ayudarán a impresionar al empleador una vez finalizada la entrevista.

Da siempre las gracias al entrevistador

Debes dar las gracias a tu entrevistador cuando salgas de la sala y enviarle un correo electrónico de agradecimiento al día siguiente. 

Es uno de mis consejos favoritos para las entrevistas porque no requiere talento, sólo esfuerzo.

Muestra interés, pero no desesperación, mientras esperas la respuesta.

A veces no tendrás noticias de la empresa hasta muchos días después de la entrevista.

Es posible que necesiten conocer a más candidatos o que necesiten tiempo para tomar una decisión.

Te recomiendo que concluyas la entrevista preguntando cuándo recibirás la respuesta. Así no estarás demasiado ansioso esperando en casa.

Si pasa ese tiempo, puedes ponerte en contacto con el empleador para que te informe. Pero sé paciente y nunca parezcas necesitado/desesperado. Los retrasos ocurren.

Si te dicen: “lo sentimos, las cosas están tardando más de lo que esperábamos y todavía estamos tomando una decisión”, lo peor que puedes hacer es mostrarte frustrado o molesto. ¡Esto no te ayudará a que te contraten!

Lo mejor que puedes hacer es seguir solicitando trabajo mientras esperas. Nunca es inteligente esperar a un solo empleador, porque hay muchos imprevistos que pueden costarte el trabajo o provocar un retraso en el proceso.  (Los presupuestos cambian, las personas ascienden dentro de la empresa y ya no necesitan un candidato externo, etc.)

Este es otro de mis consejos favoritos para las entrevistas: cuando termines una, intenta conseguir más. No dejes de hacer entrevistas de trabajo hasta que hayas firmado una oferta de empleo. 

Utiliza estos consejos para superar una entrevista y obtener más ofertas de trabajo

Si has seguido estos consejos para la entrevista de trabajo, estás en buena forma para superar tu próxima entrevista y conseguir la oferta de trabajo.

No lo olvides: La motivación, el interés y la forma en que te explicas a ti mismo y la razón por la que estás en la entrevista, son tan importantes como tu currículum/habilidades reales. No me canso de repetirlo como consejo importante para una entrevista de trabajo.

Leer este artículo no cambiará tus competencias profesionales. Pero puede cambiar algo mucho más importante: tu imagen en la sala de entrevistas.

Si utilizas los consejos y estrategias para la entrevista que acabamos de mencionar, podrás superar a alguien con más experiencia y un currículum más impresionante, porque la entrevista de trabajo es una habilidad aparte… una habilidad que has dedicado tiempo a dominar.

 


Biron Clark

Sobre el autor

Lea más artículos de: Biron Clark


¡Crea un currículum profesional gratis!

No es necesario inscribirse ni pagar.