20 Cosas Que Debes y No Debes Hacer en una Entrevista de Trabajo

By Biron Clark

Published:

Preparación de la Entrevista

Biron Clark

Biron Clark

Writer & Career Coach

La entrevista es la puerta de entrada a tu próximo empleador potencial, pero sólo tienes una oportunidad de impresionarlo. Los siguientes cosas claves que debes hacer y no hacer en una entrevista, te ayudarán a dar lo mejor de ti mismo y a conseguir más ofertas de trabajo…

20 Cosas Que Debes y No Debes Hacer en una Entrevista de Trabajo

Qué Ponerte

Lo que debes hacer: Investiga la empresa, consulta su sitio web, su página de Facebook, su cuenta de X (antes Twitter) y otras redes sociales antes de la entrevista. Averigua cómo se presenta la empresa, su cultura laboral y sus empleados Si el código de vestimenta parece ser informal, saca los pantalones y la camisa de vestir. Si se trata de un acto más formal, vístete con un traje de negocios tradicional de la cabeza a los pies.

Lo que no debes hacer: Vestirte mal. Es mejor ir un poco más formal de lo requerido que acudir a la entrevista vestido de forma demasiado informal, ya que esto da la impresión de que no te tomas en serio el puesto. Si tienes dudas, vístete mejor de lo que crees necesario.

Qué Decir (sin palabras)

Lo que debes hacer: Proyectar un lenguaje corporal seguro. Siéntate recto, inclínate ligeramente hacia delante y mira a tu entrevistador a los ojos. Sonríe a cada entrevistador y asiente ligeramente con la cabeza mientras habla.

Lo que no debes hacer: Encorvarte o cruzar los brazos cuando te hagan preguntas. No te muevas. Intenta proyectar un lenguaje corporal positivo y que muestre interés. La mejor manera de mostrar confianza es sentarse en una “postura abierta”. Por eso no debes cruzarte de brazos ni hacer nada que te haga parecer indeciso o cerrado.

Cómo Actuar

Lo que debes hacer: Mantente sereno y relajado. Las entrevistas están diseñadas para ver cómo reaccionas ante los retos. Por eso muchos entrevistadores intentan hacer una pregunta inesperada. Cuando llegue el momento, muéstrate relajado, flexible y lo más participativo posible. Mantén la sonrisa aunque no tengas una respuesta preparada. Esto demostrará a tu entrevistador que no te pones nervioso, aunque no tengas todas las respuestas. Si necesitas tiempo para pensar, di: “Es una gran pregunta, déjame pensar un segundo. Quiero darte una buena respuesta”. Ningún responsable de contratación te reprochará que lo hagas una o dos veces.

Lo que no debes hacer: No muestres signos de pánico, ni pierdas la calma si las cosas toman un giro inesperado o te enfrentas a una pregunta difícil. Además, no te precipites al contestar. No querrás soltar algo de lo que no puedas retractarte, así que mantén la calma.

Cuándo Contenerte

Lo que debes hacer: Deja que el entrevistador sienta que tiene el control. Deja que tomen la iniciativa y sigue la dirección general en la que están guiando la conversación. Lo más probable es que tengan ciertas cosas que averiguar de ti para saber si este trabajo es una buena opción. Y cuanto más les ayudes a reunir esta información, mejor se sentirán contigo como candidato (aunque te falten una o dos piezas de experiencia).

Lo que no debes hacer: Esto no significa que debas mostrarte completamente pasivo y dejar que sea una conversación unilateral. No tengas miedo de pedir al entrevistador que te aclare algo, de hacer preguntas a mitad de la entrevista, o incluso de regresar a un tema ya tratado si se te ocurre algo más que quieras compartir. Así que, aunque no quieras dominar la conversación (recuerda que el entrevistador tiene temas y preguntas que *necesita* cubrir), haz preguntas de seguimiento y convierte la entrevista en un diálogo, no sólo en una sesión de preguntas y respuestas unidireccional.

Qué Destacar

Lo que debes hacer: Ve a la entrevista preparado para destacar las habilidades y los aspectos de tu historial que crees que te hacen idóneo para el puesto. Toma notas sobre el puesto y la empresa, así como sobre los aspectos relevantes de tus cualificaciones que te convierten en un candidato fuerte. Dedicar tiempo a investigar sobre la empresa y el puesto te ayudará a recordar lo que quieres decir y te permitirá incorporar tus conocimientos a las respuestas a sus preguntas.

Lo que no debes hacer: El peor error que puedes cometer es saltarte la fase de preparación de la investigación previa a la entrevista. Vamos a repetirlo: El peor error que puedes cometer es saltarte la fase de preparación de la investigación previa a la entrevista.

Cómo Escuchar

Lo que debes hacer Aunque la mejor estrategia consiste en desglosar con antelación los puntos clave que quieres exponer en la entrevista, también debes demostrar que sabes escuchar y que puedes mantenerte centrado y enfocarte en el tema. Escucha cada pregunta a medida que se formula; puedes ncluso tomar notas. Luego, con calma y seguridad, responde a la pregunta de forma que destaque tus mejores atributos.

Lo que no debes hacer: No caigas en la tentación de pasar demasiado rápido del tema de la pregunta de tu entrevistador a tu currículum. Asegúrate de adaptar tus respuestas de forma que respondan a la pregunta, se mantengan dentro del tema y destaquen la forma en que tu formación aborda ese tema. Si sacan el tema a colación, puedes apostar a que es algo importante para ellos, así que asegúrate de demostrar que también lo es para ti.

Cómo Aprovechar tu Pasado

Lo que debes hacer: Menciona tus éxitos pasados cuando sea apropiado, pero asegúrate de mostrar constantemente cómo estos logros pasados aportarán valor a tu próximo empleador.

Lo que no debes hacer: Es tentador divagar sobre tus éxitos en un trabajo anterior, pero no te centres en los detalles de un puesto anterior hasta el punto de que domines la conversación. Recuerda que, aunque te encantara ese puesto anterior y aprendieras mucho de él, a tu próximo empleador sólo le interesa saber cómo se trasladará esa experiencia a tu nuevo puesto y cómo le beneficiará a él.

Cómo Compensar las Debilidades

Lo que debes hacer: Se sincero sobre los elementos de tu experiencia o historial laboral que puedan no ser ideales para el puesto. Si tienes algunos espacios sin trabajo en tu currículum, has sufrido un despido o si te faltan experiencias o aptitudes clave en la descripción del puesto, sé sincero y luego aprovecha la conversación para hablar de tus puntos fuertes.

Lo que debes hacer: Nunca mientas sobre errores laborales pasados ni finjas tener habilidades que no posees. Un buen entrevistador se dará cuenta de cualquier intento de engaño. E incluso si tu mentira te lleva a la siguiente fase del proceso de contratación, es probable que te descalifiquen más adelante durante la selección.

Cómo Hablar de Antiguos Empleadores

Lo que debes hacer: Da respuestas diplomáticas sobre todos los antiguos empleadores, incluso si tu permanencia en un empleo anterior terminó mal. Intenta encontrar algo positivo que puedas decir sobre cada experiencia laboral pasada en tu currículum y, luego, enfócate en las habilidades que has adquirido por el camino y que beneficiarán a tu próximo empleador.

Lo que no debes hacer: No ganarás puntos con tu posible próximo jefe hablando mal del anterior. Aunque tu antiguo empleador sea competidor de la empresa en la que quieres trabajar, no lo critiques. Te verán como un mezquino, o peor aún, como una contratación arriesgada.

Qué Preguntar

Lo que debes hacer: Llega preparado con preguntas basadas en tu investigación sobre la empresa. Además de echar un vistazo al sitio web de la empresa y a su presencia en las redes sociales, investiga un poco el sector y descubre algunas de las innovaciones o desarrollos por los que tu posible empleador ha llamado la atención últimamente. Hacer preguntas indica tu interés por la empresa, especialmente cuando tus preguntas demuestran conocimiento del sector industrial y de la empresa.

Lo que no debes hacer: La mayoría de las entrevistas terminan con una oportunidad para que el candidato pregunte sobre cualquier cosa que no se haya tratado previamente. Pero no esperes hasta el final de la entrevista o a que el entrevistador te pregunte si tienes alguna duda sobre los aspectos del trabajo de los que quieres saber más. En lugar de eso, haz preguntas a medida que se desarrolla la conversación y muestra iniciativa y confianza. Cuanto más conviertas la entrevista en una conversación, mejor relación crearás con el responsable de contratación.

Cómo Terminar e Irte

Lo que debes hacer: Lo creas o no, la forma de terminar la entrevista es tan importante como la forma de empezarla. De hecho, ambas cosas son cruciales, porque los entrevistadores siempre lo recuerdan. Para concluir la entrevista de trabajo (y nuestra lista de cosas que debes hacer y no hacer en una entrevista), asegúrate de dar un apretón de manos firme, mirar al entrevistador a los ojos y decir: “Muchas gracias por su tiempo. Ha sido un placer conocerlo y saber más sobre el puesto, y estoy deseando que me cuente los próximos pasos”.

También puedes pedir una tarjeta de negocios para llamar o enviar un correo electrónico al entrevistador si no te da su opinión en un plazo razonable. Pregunta también qué plazo puedes esperar, para poder planificar con antelación.

Lo que no debes hacer: Asegúrate de no precipitar el final ni marcharte sin dar las gracias y mantener el contacto visual. La última impresión es la que cuenta, y aunque te sientas tenso/nervioso o preocupado porque no te fue bien en la entrevista, ahora no es el momento de estresarte. Céntrate en lo que puedes controlar en el momento, que es dejar una buena impresión final. De igual manera, evita preguntar: “¿Tiene alguna preocupación que le impida ofrecerme el puesto?”. (O cualquier otra pregunta similar).

Acaban de conocerte y necesitan tiempo para pensar, e incluso si tienen una gran preocupación, es probable que no te lo digan en ese momento. No es una pregunta cómoda, es como si el empleador te preguntara: “¿Hay alguna razón por la que no aceptarías este trabajo?”. He visto a gente recomendar que hagas la pregunta anterior, pero no creo que sea nunca una buena idea, y es una de las mayores cosas que no debes hacer en una entrevista. Evítalo y dejarás una impresión una mejor impresión.


Biron Clark

Sobre el autor

Lea más artículos de: Biron Clark


¡Crea un currículum profesional gratis!

No es necesario inscribirse ni pagar.