15 Señales de que Una Entrevista Ha Ido Bien (o Mal)

By Biron Clark

Published:

Después de la entrevista

Biron Clark

Biron Clark

Writer & Career Coach

Señales de que una entrevista fue bien o mal - ¿Cómo puedo saber si mi entrevista fue bien?

Hay una serie de indicios que puedes utilizar para saber si una entrevista fue mal o si no te van a ofrecer el trabajo tras el proceso de selección, y otras señales que indican que todo fue bien. En este artículo te contamos las 15 señales más claras de que tu entrevista puede haber ido mal, entre ellas:

  • Falta de interés y lenguaje corporal negativo por parte de los jefes de contratación
  • La duración de la entrevista y los temas tratados
  • Si el entrevistador mencionó los pasos que siguen al proceso de selección
  • Más

Y si no notas ninguna de estas señales negativas en tu entrevista de trabajo, es más probable que la entrevista haya salido bien.

Señales de que Una Entrevista Ha Ido Mal:

1. Percibiste un pobre lenguaje corporal por parte del entrevistador

Una de las maneras más efectivas de saber si una entrevista va bien es fijarse en el lenguaje corporal del responsable de contratación o entrevistador. Es probable que empiece a mostrar señales corporales de interés o desinterés en las primeras preguntas y respuestas de la entrevista a medida que vas hablando. Es una forma de darte cuenta de si están interesados e implicados, o de si parecen distraídos y bajos de energía. Esta claro que la personalidad y el lenguaje corporal de cada entrevistador es diferente, y lo más probable es que no os hayáis conocido antes, por lo que es importante no darle demasiada importancia a esta señal por sí sola. Un lenguaje corporal pobre por parte del entrevistador puede significar simplemente que su personalidad/rasgos son esos.

De modo que existen otras señales para adivinar si una entrevista va mal o si el responsable de contratación tiene dudas.

2. La entrevista fue más corta de lo previsto

A menos que surja un imprevisto y el entrevistador explique el motivo, suele ser mala señal que una entrevista no se prolongue durante el tiempo previsto. A veces, una primera entrevista telefónica o una videollamada suele ser breve, pero como mínimo, debería durar entre 25 y 30 minutos. De modo que si la entrevista se interrumpe de forma abrupta o mucho antes de lo esperado, puede ser una señal de que no ha ido bien.

3. Hablaste con menos personas de las esperadas

A veces, si una entrevista va mal, aunque tuvieras previsto hablar con varios empleados de la empresa el mismo día, es posible que la primera persona con la que te reúnas decidirá enviarte a casa y ahorrar tiempo a los demás. Aunque es una situación poco frecuente, a veces sucede, y es una de las principales señales de que tu entrevista no ha ido bien.

Sin embargo… antes de que te entre el pánico…. Lo más importate es el número de personas hayan decidido no verte y los motivos que den para no haberlo hecho. Que te citen con cinco personas y solo te entrevisten cuatro no significa necesariamente que la entrevista haya ido mal, sobre todo si ofrecen una buena excusa (como enfermedad, viaje de negocios o otro compromiso). Sin embargo, si tenías programado un día entero de entrevistas y acabas viendo a una o dos personas, lo más probable es que hayan dado la entrevista por mala y decidio terminarla. Esto suele ocurrir cuando es muy evidente que un candidado no encaja en el puesto para el que se les entrevista.

4. El responsable de contratación no compartió demasiada información sobre el puesto

Lo normal es que si una entrevista va bien, el entrevistador intente venderte aspectos interesantes del puesto, lo que tendrás la oportunidad de hacer y aprender, etc. Si están muy interesados, querrán venderte su trabajo y atraerte, al igual que tú estás intentando venderte a ellos.

Así que si el entrevistador hace poco para informarte sobre el trabajo y sus responsabilidades, es señal de que, o bien:

  • el entrevistador no tiene experiencia, no es bueno, está nervioso, etc.
  • tu entrevista fue mal

Sin embargo, juzga esta señal en función de con quién hayas hablado. Una entrevista con una persona de recursos humanos de bajo nivel puede querer únicamente cubrir lo más básico (p.ej. repasar tu currículum). Será el responsable de contratación quién te explique mejor el puesto en la siguiente entrevista. Sin embargo, si tienes un cara a cara con el responsable de contratación y no te dice nada sobre el trabajo de la organización o sobre tu papel en ella, es mala señal.

5. El entrevistador no puso ningún esfuerzo en venderte la empresa

Además de venderte el puesto, un entrevistador interesado querrá compartir contigo detalles relevantes sobre la función de la empresa. Por ejemplo, sobre la cultura de la empresa, actividades/eventos de trabajo, éxitos de la organización y proyectos futuros interesantes, entre otras cosas. Las empresas comparten esta información para hacerte sentir entusiasmado con el puesto y convencerte de aceptar una oferta. Si esto no sucede, es potencialmente una mala señal.

6. El entrevistador no habló mucho de tus perspectivas de futuro en la empresa

Si un responsable de contratación está realmente entusiasmado contigo, hará todo lo posible por hablar de tu futuro una vez empieces a trabajar. La idea es dar una imagen positiva de tu carrera en la empresa. Es posible que te hablen de futuras salidas dentro de la organización, de los logros posteriores de otras personas que han ocupado el puesto que te ofrecen, etc.

(Nota: Una buena pregunta que puedes hacer si no sacan el tema: “¿Qué ha hecho la gente dentro de su empresa después de ocupar este puesto?”).

Si no sucede nada de esto, puede ser señal de que la entrevista ha ido mal.

7. No hubo conexión o vínculo con el entrevistador

Cada entrevistador o jefe de contratación tiene un estilo propio durante el proceso de las entrevistas. Algunos bromean y plantean las preguntas con un tono informal, mientras que otros hablan con la más absoluta seriedad. Así que no juzgues esta señal por sí sola ni te dejes llevar por el pánico. Aunque si has observado otras señales de las mencionadas antes y el entrevistador no ha establecido ningún vínculo contigo mediante el humor, temas triviales, etc., podría ser algo negativo y significar que la entrevista no ha ido bien en general. Aunque también podría indicar que el entrevistador consideró que no encajabas bien en la cultura de la empresa.

Por otro lado, si el entrevistador fue serio y escueto, pero se tomó su tiempo para hacerte algunas preguntas sobre ti y conocerte como persona, podría significar que mantener una conversación seca y profesional sea simplemente parte de su estilo personal.

8. El entrevistador no sonreía y parecía un poco apagado

Por lo general, si a un entrevistador o jefe de contratación le gusta lo que estás diciendo, sonreirá, asentirá con la cabeza y mostrará interés. Esto es algo que puede indicar que estás dando una buena respuesta. Por tanto, si parecen aburridos y desinteresados, puede significar que la entrevista ha ido mal, o que tus respuestas durante la entrevista no dieron en el clavo y no ofrecieron al responsable de contratación lo que buscaba. Si esto sucede, es probable que decidan contratar a otra persona.

9. El entrevistador no se interesó demasiado en tu experiencia o tus habilidades

Algunas de las primeras preguntas de una entrevista suelen estar destinadas a evaluar tu motivación para buscar trabajo, tu personalidad, etc. Pero después, un entrevistador querrá normalmente hablar de tu formación, tus responsabilidades recientes, etc.

Por lo tanto, si en la entrevista te preguntan principalmente por tu motivación general para buscar trabajo, sobre qué quieres hacer a continuación y por qué, puede ser una mala señal. Por ejemplo:

Una mala respuesta a una de estas primeras preguntas podría un factor decisivo que podría impedirte continuar y hablar de otros temas. Si a una empresa le preocupa tu motivación, tu ética de trabajo y si te tomas en serio la idea de trabajar para ella, le importará menos conocer tu experiencia y conocimientos específicos.

Así que si el entrevistador no se queda satisfecho con estas primeras preguntas de la entrevista, es posible no se interese mucho por tu experiencia a continuación, porque ya se habrá hecho a la idea de que probablemente no vaya a contratarte.

Asegúrate de prepararte para las preguntas frecuentes mencionadas.

10. El entrevistador te ha dicho que están preocupados

No hay nada más obvio que esto: a veces, el entrevistador te dirá claramente que duda de tu experiencia o de las respuestas que has dado. Pero no te asustes si esto ocurre a mitad de la entrevista. Si te lo han dicho, significa que te están dando la oportunidad de explicarte o de aportar más información. Pero si no lo has hecho y la entrevista ha terminado sin que hayas abordado algunas de las preocupaciones que te han planteado, es poco probable que te hagan una oferta de trabajo y, sin duda, es una señal de que la entrevista no ha terminado bien.

11. El entrevistador pasó mucho tiempo repitiendo los mismos puntos

Digamos que te preguntan varias veces sobre un vacío en tu historial laboral  o el motivo por el que dejaste un trabajo anterior. Eso suele ser señal de que la entrevista ha ido mal, o de que el entrevistador tenía dudas sobre algo concreto y no has conseguido convencerlo (al menos no inmediatamente). Pero, sin duda, también puede ser una buena señal y un indicio de que está entusiasmados con una experiencia en concreto y quiere saber más.

Aquí tienes un ejemplo en el que el hecho de que te hagan varias preguntas sobre un mismo tema es positivo:

Imagina que te hacen una serie de preguntas sobre tu último trabajo y respondes que dirigías un equipo de cinco personas.

Ahora imagina que el entrevistador dice: “Vaya, no me había dado cuenta por tu currículum de que dirigías directamente a esas personas. Cuéntame más sobre tu experiencia de liderazgo y sobre la interacción con esas personas”.

Podrías decir: “Bueno, yo gestionaba sus proyectos, delegaba tareas y dirigía toda su formación. Lo único que no hacía eran sus evaluaciones de rendimiento, contrataciones y despidos”.

Ellos: “Muy interesante. ¿Cómo describiría su capacidad de liderazgo a la hora de delegar tareas?”.

Este tipo de conversación natural y de preguntas en cadena es una señal positiva en las entrevistas. Cuando los entrevistadores vuelven una y otra vez sobre el mismo tema, es una mala señal. Puede significar que existe una preocupación grave o un malentendido relacionados con tus habilidades o responsabilidades anteriores que el entrevistador está intentando resolver.

12. El entrevistador repasó tu currículum una y otra vez

Es normal que un entrevistador diga:“Hábleme de su currículum”, o que ojee el documento mientras te hace preguntas sobre tus responsabilidades anteriores. Sin embargo, si no deja de mirar tu currículum y de preguntarte por la misma experiencia una y otra vez, puede que tenga dudas sobre la compatibilidad de tus habilidades con el puesto y con el equipo. Sin embargo, también podría ser que el entrevistador fuera nuevo o inexperto. De modo que si te sucede algo parecido en una primera entrevista inicial con RRHH, o con algun cargo menor dentro de la estructura de la empresa, tal vez no sea señal de que las cosas hayan ido mal.

13. El entrevistador parecía tener prisa durante la entrevista, sobre todo al final

Observa si el entrevistador se ha tomado su tiempo para acompañarte hasta la puerta y concluir la entrevista, o si parecía apresurado al final del proceso, tras las últimas preguntas. Normalmente, si se toma su tiempo, es señal de que la entrevista ha ido bien. Desgraciadamente, si te echa con prisas o parece concentrado en su siguiente tarea (lo que sea que vaya hacer cuando te vayas), es señal de que probablemente las cosas fueron mal durante parte o toda la entrevista.

14. El entrevistador no te preguntó por su disponibilidad ni habló de los pasos siguientes

A continuación, hazte esta pregunta: “¿Me ha preguntado el entrevistador cuándo podría empezar a trabajar?” ¿Te han preguntado si tienes entrevistas en otras empresas? ¿Te han preguntado si tendrías que avisar con dos semanas de antelación si te ofrecen el puesto?

Ahora bien, no siempre te harán este tipo de preguntas en una primera entrevista, así que no te asustes si tu conversación telefónica o videollamada acabaron muy rápido y no se trataron estos temas. Pero lo normal es que te hagan este tipo de preguntas si les gustas, incluso en una primera entrevista.

Por ejemplo, los reclutadores suelen preguntar lo siguiente en una primera llamada para tener una idea general sobre tu búsqueda de empleo y evaluar con qué rapidez tendrán que actuar si quieren contratarte:

  • ¿Has tenido otras entrevistas y cómo te han ido?
  • ¿A qué empresas y tipos de trabajos te has presentado por tu cuenta?
  • ¿Estás preparado para dejar tu empresa actual si se te ofrece un trabajo? O, ¿con cuánto tiempo de antelación?

Esta claro que si el entrevistador te hace preguntas de este tipo, es señal de que la entrevista ha ido bien y de que le interesa tu candidatura.

15. El entrevistador hizo preguntas que parecían fuera de lugar

Si alguna de las preguntas del entrevistador te parece extraña o no está realmente relacionada con trabajo, o con el puesto, podría ser una mala señal. Por ejemplo:

  • ¿Siempre llevas ___?
  • ¿Normalmente ___?

Con esto no quiero decir que no hable de temas triviales. No pasa nada si te preguntan si haces deporte, si conociste a fulanito en tu última empresa, si tienes aficiones, si te gustó la universidad a la que fuiste, etc. Pero si has hecho algo fuera de lo normal y te han preguntado, puede que sea porque les preocupa. Igual no elimina tus posibilidades de conseguir el trabajo, pero es otra señal de que la entrevista puede haber ido mal.

Cómo Saber si Una Entrevista Ha Ido Bien: La Señal Más Obvia

Aunque las señales mencionadas hasta ahora pueden ayudarte a predecir si la empresa te considera un buen candidato, puede suceder que notes señales de “mala entrevista” y aun así consigas el trabajo. O al contrario, ver una señal positiva, como el contacto visual y la sonrisa del responsable de contratación, y no conseguirlo.

Lo único que te hará saber al 100% que has tenido éxito en la entrevista será la llamada del entrevistador o el correo electrónico de la empresa diciéndote que has conseguido el trabajo. Es más, aunque el entrevistador parezca inusualmente entusiasmado al hablar contigo, puede que tenga previsto entrevistar a otros candidatos después de ti, y puede pasar cualquier cosa…

Así que lo que tienes que hacer al llegar a casa después de una entrevista es:

  1. Decidir si te interesa el puesto para poder responder adecuadamente cuando te den su opinión.
  2. Apuntar las fechas de todas tus entrevistas realizadas para saber cuándo  mostrar interés si no recibes una respuesta.
  3. ¡Solicita más puestos de trabajo! Nunca pongas todas tus esperanzas en una sola oportunidad y no dejes de aplicar a puestos y entrevistas hasta que aceptes un trabajo…

Puede que la entrevista vaya como la seda y no consiguas el trabajo. Hay mucho de suerte en la búsqueda de empleo. Así que depender de una sola oferta de trabajo es arriesgado y podría hacerte retroceder semanas si sucede que no consigues el trabajo. Ya sabes, aunque resulte tentador sentarse a esperar las buenas noticias, no dejes de presentar solicitudes y concertar entrevistas.

Por otra parte, podemos hacer lo contrario y centrarnos en las señales que indican si una entrevista ha ido bien

Dado que más arriba hemos visto 15 señales de que una entrevista ha ido mal, es lógico pensar que si no ves estas señales en tus entrevistas, es probable que las empresas estén interesadas en ti como candidato.

Éstas son las principales señales de que tu entrevista ha ido bien:

  1. Observas un lenguaje corporal positivo en el entrevistador y parece interesado en lo que dices.
  2. La entrevista duró mucho tiempo
  3. Has conocido a todas las personas con las que tenías previsto reunirte
  4. El entrevistador hablo largo y tendido sobre la empresa y el puesto.
  5. Hubo un esfuerzo por venderte la empresa y el trabajo
  6. Compartieron información sobre tu trayectoria profesional y potencial desarrollo en la empresa
  7. Hubo buena conexión con el entrevistador
  8. El entrevistador sonreía y parecía animado cuando hablaba
  9. El entrevistador le hizo muchas preguntas sobre tu experiencia, habilidades y trabajos anteriores.
  10. No se mencionaron preocupaciones específicas respecto a tu experiencia
  11. No pasaron mucho tiempo repitiendo ciertos puntos contigo o haciéndote la misma pregunta de múltiples maneras.
  12. Pasaron rápidamente de tu currículum a una conversación sobre el trabajo en cuestión y la función que desempeñarías.
  13. El entrevistador se tomó su tiempo contigo y no parecía apresurado al final de la entrevista.
  14. Te pidieron disponibilidad para empezar a trabajar o volver para más entrevistas
  15. No hicieron preguntas extrañas o inusuales que parecieran fuera de lugar.

Qué hacer a continuación en tu búsqueda de trabajo:

Tanto si crees que tu entrevista ha ido bien como si ha ido mal, lo mejor que puedes hacer es seguir buscando y presentándote a puestos (después de enviar, como no, una nota de agradecimiento). Aprovecha el impulso. El mayor error que veo cometer a los aspirantes al mercado laboral es concertar una o dos entrevistas y dejar de buscar trabajo, limitándose a esperar que el primer par de empresas con las que han contactado estén interesadas. Es una gran apuesta que a menudo hace que los candidatos se pasen meses sin trabajo, porque esperan y no hacen nada cada vez que una empresa muestra interés. Así que no dejes de enviar currículums a compañías y preséntate a los puestos que te interesen. No dejes de solicitar trabajo hasta que estés seguro de que te ofrecen un puesto que vas a aceptar.

De este modo, la búsqueda de empleo será más rápida y, además, te sentirás mucho más relajado. Tendrás más proyección y más entrevistas, y menos presión en cada una de ellas. No necesitas que un solo entrevistador muestre interés por ti cuando vas a hacer cinco entrevistas en una semana. De este modo acudirás a cada entrevista cada vez más seguro de ti mismo . Por eso, te animo a que sigas enviando tu currículum.

Siempre puedes cancelar una o dos entrevistas si decides aceptar un trabajo, pero es mejor tener oportunidades de sobra que pocas oportunidades.

 


Biron Clark

Sobre el autor

Lea más artículos de: Biron Clark


¡Crea un currículum profesional gratis!

No es necesario inscribirse ni pagar.